Lema Institucional

Fundamentación

“EN SALIDA”: Es el llamado del papa Francisco a los cristianos.

De la Exhortación Apostólica EVANGELII GAUDIUM:

“El Evangelio invita ante todo a responder al Dios amante que nos salva, reconociéndolo en los demás y saliendo de nosotros mismos para buscar el bien de todos. ¡Esa invitación en ninguna circunstancia se debe ensombrecer! Todas las virtudes están al servicio de esta respuesta de amor. Si esa invitación no brilla con fuerza y atractivo, el edificio moral de la Iglesia corre el riesgo de convertirse en un castillo de naipes, y allí está nuestro peor peligro. Porque no será propiamente el Evangelio lo que se anuncie, sino algunos acentos doctrinales o morales que proceden de determinadas opciones ideológicas. El mensaje correrá el riesgo de perder su frescura y dejará de tener «olor a Evangelio». (E.G. 39)

“No quiero una Iglesia preocupada por ser el centro y que termine clausurada en una maraña de obsesiones y procedimientos. Si algo debe inquietarnos santamente y preocupar nuestra conciencia, es que tantos hermanos nuestros vivan sin la fuerza, la luz y el consuelo de la amistad con Jesucristo, sin una comunidad de fe que los contenga, sin un horizonte de sentido y de vida. Más que el temor a equivocarnos, espero que nos mueva el temor a encerrarnos en las estructuras que nos dan una falsa contención, en las normas que nos vuelven jueces implacables, en las costumbres donde nos sentimos tranquilos, mientras afuera hay una multitud hambrienta y Jesús nos repite sin cansarse: «¡Dadles vosotros de comer!» (Mc 6,37).” (E.G. 49)

“La Iglesia en salida es la comunidad de discípulos misioneros que primerean, que se involucran, que acompañan, que fructifican y festejan. «Primerear»: sepan disculpar este neologismo. La comunidad evangelizadora experimenta que el Señor tomó la iniciativa, la ha primereado en el amor (cf. 1 Jn 4,10); y, por eso, ella sabe adelantarse, tomar la iniciativa sin miedo, salir al encuentro, buscar a los lejanos y llegar a los cruces de los caminos para invitar a los excluidos. Vive un deseo inagotable de brindar misericordia, fruto de haber experimentado la infinita misericordia del Padre y su fuerza difusiva. ¡Atrevámonos un poco más a primerear!” (E.G. 24)

“Nadie puede exigirnos que releguemos la religión a la intimidad secreta de las personas, sin influencia alguna en la vida social y nacional, sin preocuparnos por la salud de las instituciones de la sociedad civil, sin opinar sobre los acontecimientos que afectan a los ciudadanos. ¿Quién pretendería encerrar en un templo y acallar el mensaje de san Francisco de Asís y de la beata Teresa de Calcuta? Ellos no podrían aceptarlo. Una auténtica fe —que nunca es cómoda e individualista— siempre implica un profundo deseo de cambiar el mundo, de transmitir valores, de dejar algo mejor detrás de nuestro paso por la tierra.” (E.G. 183)

“La misión en el corazón del pueblo no es una parte de mi vida, o un adorno que me puedo quitar; no es un apéndice o un momento más de la existencia. Es algo que yo no puedo arrancar de mi ser si no quiero destruirme. Yo soy una misión en esta tierra, y para eso estoy en este mundo. Hay que reconocerse a sí mismo como marcado a fuego por esa misión de iluminar, bendecir, vivificar, levantar, sanar, liberar. Allí aparece la enfermera de alma, el docente de alma, el político de alma, esos que han decidido a fondo ser con los demás y para los demás. Pero si uno separa la tarea por una parte y la propia privacidad por otra, todo se vuelve gris y estará permanentemente buscando reconocimientos o defendiendo sus propias necesidades. Dejará de ser pueblo.” (E.G. 273)

Del Proyecto de Vida Provincial II Capítulo Provincial 2014:

III.- DESCENDER AL CORAZÓN DE NUESTRA MISIÓN

Dimensión Carismática

Seguir creciendo en el carisma y en la misión compartida, para mantener la herencia del Hno. Gabriel y encarnarla en nuestro tiempo y nuestra cultura, porque sólo quien alimenta su espíritu no se cansa de caminar.

Dimensión Misionera

Hacer que el espíritu de familia caracterice el estilo educativo, pastoral y existencial de nuestras obras y comunidades y lo enriquezca con formas y expresiones propias de cada cultura. (PVI. III, 2a)

Dimensión Solidaria

Educar en la solidaridad y la justicia desde la sensibilización, proponiendo de forma organizada y progresiva, experiencias de acercamiento “al que sufre” y a las “periferias existenciales”. (cfr. PVI, 4.5)

Proponemos:

  • Fortalecer en nuestra Pastoral la inclusión de experiencias solidarias siguiendo la pedagogía de Jesús.
  • Alentar en nuestras comunidades el trabajo en red con organizaciones eclesiales, solidarias y sociales.
  • Planificaciones de cada obra, donde se encuentran las “periferias existenciales”, presentando propuestas concretas a la luz de la invitación del Papa Francisco.
  • Señalar como posibles “periferias existenciales” de nuestra Provincia:
  • Las situaciones de soledad de los destinatarios y compañeros de nuestra misión.
  • La situación personal y las necesidades de los Hermanos con los que vivimos, en especial, los que viven situaciones de fragilidad.
  • Las “nuevas pobrezas”: jóvenes en situación de adicción, las “villas miserias-cantegriles”, los niños y jóvenes excluidos, la trata de personas.
  • Los movimientos solidarios y movimientos sociales.
  • Las zonas afectadas por catástrofes naturales.

Enterate primero de nuestras novedades en tu email